Subida al campanario

El otro día fuimos a visitar el campanario, vaya experiencia más impresionante y  divertida.

La verdad es que hay que tener un mínimo de forma física para poder afrontar esta subida. Algunos compañeros no pudieron llegar a la cima del campanario debido a sus 114 escalones, Hay algunos tramos que consideramos tortuosos, con escalones muy irregulares, pero fueron momentos para el recuerdo. Se han realizado varias reconstrucciones del mismo para llegar al que hoy en día contemplamos.

Como anécdota queremos comentar la curiosa inscripción del personal de construcción que realizó la reforma del campanario y su cúpula en 1950. En una de las paredes, de un pequeño habitáculo, se puede leer el nombre del arquitecto y de sus peones. Observamos a los pies de la inscripción un pequeño reloj de sol obsoleto del cual incluimos una foto.

Al llegar a la altura de las campanas un aire fresco recorrió nuestro rostro y pudimos recobrar el aliento.

El campanario cuenta con cinco campanas, cuatro están situadas una a cada cara de la torre y la otra en el interior, debido a su pequeño tamaño.

El nombre vulgar de cuatro de estas campanas es:

-La Maresa (la Xicoteta)

-La Valenciana (la Mitjana)

-El Cimbolet

-La Secana- La Saguntina (la Brossa) que es la quinta y la más pequeña

Cultura